Universidad y fe: creer en tiempos difíciles

    El problema con el cristianismo no es que se haya probado concluyendo que era difícil,
    sino que se vio difícil y se dejó sin probar.

    G. K. Chesterton

    En EE. UU., por ejemplo, algunas estadísticas revelan que muchos jóvenes creyentes entre el primer o segundo semestre de estudios universitarios renuncian a su fe o se apartan de ella. Aunque por mucho tiempo ateos y agnósticos han tratado de contraponer a la ciencia/razón con la fe, estos datos parecen proponer que la disyuntiva real entre muchos jóvenes es entre la universidad y la fe.

    Unido a esto, el relativismo y el secularismo también son desafíos que se presentan a la fe cristiana de los jóvenes. El relativismo nos ha hecho creer que todas las religiones llevan a Dios, que todas las creencias son en el fondo la misma cos­a y que si tu creencia es sincera y no le hace daño a nadie, no importa en qué o quién creas. El secularismo, por otra parte, nos hace vivir una fe diluida, es decir, que no ofrece nada distinto al resto de las creencias y que no se distingue del mundo. Los jóvenes, por lo tanto, llegan a la universidad con una fe que, prácticamente, pasa desapercibida o es muy relativista o secular, pero muy poco cristiana.

    ¿Por qué pasa esto? ¿Nuestro deseo de conocer, explorar y estudiar el mundo son un estorbo para nuestra fe? ¿Se puede vivir una fe profunda y comprometida en las aulas universitarias y en un mundo relativista y secular? ¿Las dicotomías se deben a que los jóvenes no cuentan con las herramientas necesarias para relacionar sus estudios y la cultura con la fe? ¿Qué necesitan los universitarios creyentes para enfrentarse de una manera adecuada a las críticas de los maestros ateos o agnósticos? Y si nuestros muchachos dudan o cuestionan, ¿sabemos cómo animarlos y guiarlos?

    Con todo esto no quiero poner en duda de que creamos sinceramente en Dios y en su obra redentora en Jesucristo, pero parece que nos hemos olvidado de la transformación que esta realiza en nuestras vidas. Tampoco dudo de la obra del Espíritu Santo y del poder transformador de la Palabra en la vida del creyente, pero ¿realmente estamos en el Espíritu y en la Palabra? Entonces, ¿qué haremos ante todo esto?, ¿qué propongo o cuáles son mis desafíos?

    Quisiera regresar a un elemento esencial del cristianismo: discipulado. Sí, los jóvenes, como todo cristiano de cualquier edad, necesitan fundamentar su fe con ayuda de sus iglesias, de sus padres y de sus amigos, es decir, tener un discipulado que involucre a toda su comunidad.

    ¿Acaso estoy diciendo que en las iglesias no hay discipulado? No, no quiero decir eso, pero muchas veces este se ha malinterpretado. Las historias simplistas, los cuentos inconexos o los clubes de entretenimiento no son discipulados ni prepararán a nuestros jóvenes para enfrentar el mundo en el que estamos viviendo.

    Quisiera proponer, entonces, una tríada básica pero no simplista, la cual esté acompañada, como es natural, de oración constante. En este escrito solo explicaré el primer elemento, dejando los otros dos para en segundo artículo.

    Teología: una preparación bíblica profunda que enfrente las dudas y que interactúe con otras disciplinas   

    Primero, todo ser pensante y finito duda. Como hombres falibles, dudamos de todo: aspectos de la fe, del conocimiento, de la conducta, etc. La cuestión no es si es bueno dudar o no, sino cómo enfocamos nuestras dudas para aprovecharlas en la exposición de la belleza y brillantez de la fe cristiana.

    Segundo, nuestras teologías deben de tomar en cuenta la complejidad de la realidad en la que vivimos. La realidad es una, pero tiene varias caras. Alister McGrath propone estos tres aspectos para conocer la realidad:

    1. Múltiples mapas de la realidad. Existen diferentes puntos de vista que nos ayudan a conocer otras perspectivas de la realidad. No podemos percibirla toda desde un ángulo, necesitamos movernos por distintas áreas para ir ampliando el cuadro que intentamos analizar.

    2. Múltiples niveles de la realidad. La realidad, por su complejidad, debe ser analizada y explicada en diferentes niveles. Por eso tenemos diversas especializaciones en los campos de estudio que nos permiten dar una explicación integral. La biología, por ejemplo, nos da un análisis diferente del que proporciona la sociología, sin embargo, ambos plantean niveles verdaderos de la realidad.

    3. Múltiples relatos de la realidad. Nos expresamos por relatos. Las posturas científicas o religiosas dicen sus contenidos a través de relatos. La religión, por ejemplo, no nos puede decir la distancia entre la Tierra y la Luna, así como la ciencia no nos puede dar el sentido de la vida.  

    Compartir

    Facebook
    Twitter
    Email
    WhatsApp

    Suscríbete

    Archivo

    Publicaciones mensuales

    Lo más popular

    Fe & Actualidad

    Jesús, el camino al padre

    En esta ocasión Gonzalo A. Chamorro conversa con don David Suazo e Ismael Ramírez sobre el tema: Jesús, el camino al padre. Este episodio es parte de la serie: Juan, el evangelio.
    Te invitamos a contestar la pregunta del día: ¿Habiendo tantos caminos, ¿cómo saber que Jesús es el correcto?

    ESCUCHAR »

    0 comentarios

    Deja una respuesta

    Marcador de posición del avatar

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Para estar al día

    Publicaciones recientes

    Podcast

    Disciplinas espirituales, parte 4

    La espiritualidad cristiana, definitivamente, tiene que ver con la totalidad de la vida, es decir, se lleva a cabo y se ejercita en lo individual y en lo comunitario, en la soledad y en lo social. También es cierto que esta tiene un fin: acercarnos más a Dios y a nuestro prójimo. ¿Cuáles son aquellas prácticas que nos ayudan a ser mejores discípulos del Señor? ¿Qué es, realmente, la “espiritualidad cristiana”? ¿Hemos olvidado ejercicios espirituales valiosos? Te invitamos a unirte a esta nueva conversación.

    Escuchar »

    Disciplinas espirituales, parte 3

    La espiritualidad cristiana, definitivamente, tiene que ver con la totalidad de la vida, es decir, se lleva a cabo y se ejercita en lo individual y en lo comunitario, en la soledad y en lo social. También es cierto que esta tiene un fin: acercarnos más a Dios y a nuestro prójimo. ¿Cuáles son aquellas prácticas que nos ayudan a ser mejores discípulos del Señor? ¿Qué es, realmente, la “espiritualidad cristiana”? ¿Hemos olvidado ejercicios espirituales valiosos? Te invitamos a unirte a esta nueva conversación.

    Escuchar »

    Disciplinas espirituales, parte 2

    La espiritualidad cristiana, definitivamente, tiene que ver con la totalidad de la vida, es decir, se lleva a cabo y se ejercita en lo individual y en lo comunitario, en la soledad y en lo social. También es cierto que esta tiene un fin: acercarnos más a Dios y a nuestro prójimo. ¿Cuáles son aquellas prácticas que nos ayudan a ser mejores discípulos del Señor? ¿Qué es, realmente, la “espiritualidad cristiana”? ¿Hemos olvidado ejercicios espirituales valiosos? Te invitamos a unirte a esta nueva conversación.

    Escuchar »