BUSCAR

La soltería también es un regalo

    Es impresionante la cantidad de parejas que vi que se comprometieron durante el 2020. Aunque también me impresionó el ver y sentir cómo las redes sociales influyen en nosotros para tener expectativas de un noviazgo y matrimonio perfectos.

    He crecido con la idea de que si llegas a cierta edad y «te deja el tren» estás perdido. Incluso he percibido la misma idea en la iglesia, como si las personas que están solteras están pecando y por eso Dios no les envía una pareja. Tenemos a la soltería en segundo plano, y plantamos la idea de que si te casas es lo mejor y si te quedas soltero, que mal por ti. A raíz de todas estas ideas, vemos a muchos jóvenes desesperados, sintiéndose culpables y olvidando que también la soltería es buena, igual que el matrimonio. 

    Personalmente no te puedo hablar de una experiencia del matrimonio, pero sí te puedo hablar de mi experiencia con la soltería. Es por eso que te quiero compartir tres verdades que Dios me ha enseñado durante este tiempo:

    No se trata de esperar al idóneo

    Dentro de la iglesia muchas veces he escuchado que se habla de «esperar al siervo». Aunque la frase es muy graciosa, muchas veces los que la dicen lo hacen con convicción y seriedad. No digo que se deba perder toda la esperanza de encontrar una pareja y soñar con una boda; me refiero a las muchas veces que he visto jóvenes añorando y esperando que su vida comience hasta que tengan una pareja.  Como parte de esta generación, puedo decir que creemos que el noviazgo y matrimonio solucionará todos nuestros problemas o nos dará un nuevo nivel de felicidad.

    El gozo no llega a lado de alguien, el gozo lo encontramos en Dios.

    De cierta forma culpo a las redes sociales y películas de romance que nos han dado una perspectiva falsa del amor y no muestran la realidad de una relación. La soltería no se trata de estar en una sala de espera para que la vida comience, y definitivamente en un matrimonio no vamos a encontrar la plenitud que podríamos encontrar en Jesús desde ahora, no importando la etapa en la que te encuentres.

    Pero ¿qué es lo que dice la Biblia acerca de la soltería?

    Sé parte de la misión de icrux

    La soltería también es la voluntad de Dios

    Pablo dedica bastante espacio en 1 Corintios 7 para hablar acerca de este tema. Desde niña he soñado con mi boda, con la música, con el vestido, todos los detalles están planificados en mi mente, pero siempre que leía a Pablo me daba miedo. Veía estar soltera como si fuese un tipo de castigo divino que tendría que enfrentar.

    El mensaje en este capítulo es controversial. Si se revisa el contexto, era pecado para un hombre judío estar soltero. En escritos antiguos del Talmud se ha encontrado explícitamente la prohibición del celibato y es considerado como antinatural. Pablo escribe confrontando las creencias de la época y explica que tanto la soltería y el matrimonio son la voluntad de Dios. Además, siendo más controversial, habla de que la mujer puede quedar soltera (1 Corintios 7: 32-38) en un contexto en donde la mujer soltera era despreciada. Para Pablo, la elección entre el celibato y el matrimonio no se trataba de elegir entre lo «bueno» y lo «malo». Para Pablo ambos son un don, es decir, un regalo, tanto el matrimonio como la soltería son la voluntad de Dios.

    En el pasaje de Corintios, Pablo eleva la condición de soltero siempre y cuando la persona se mantenga célibe, y de ninguna manera enseña que el matrimonio es erróneo o inferior. Uno de los propósitos del matrimonio es la santidad: el hierro se lima con el hierro. El matrimonio es un regalo de Dios para caminar en santidad y evitar el peligro de caer en pecado sexual que acompaña a la soltería. Aunque, el matrimonio no es una garantía de una vida en santidad, porque incluso el casado tiene tentaciones, y dentro de la vida en pareja se abordan la santidad y el amor de Dios desde una perspectiva diferente. Además, en el matrimonio se ejemplifica la relación de Cristo con su iglesia, uno de los misterios más grandes (Efesios 5:32 RVR60).

    Por otro lado, ser soltero no significa que tengas un nivel de espiritualidad menor. La soltería no es un limitante para que tengas una relación con Dios, sirvas en tu iglesia local, camines en santidad y seas perfeccionado día a día. Es más, Pablo habla de que existen beneficios reales en mantenerse soltero.

    En el capítulo Pablo remarca que el soltero tiene «cuidado de las cosas del Señor, de cómo agradar al Señor». El soltero puede tener su mente enfocada en Dios, aprovechar su tiempo para dedicarlo a su servicio (1 Corintios 7:32-33 RVR60) y también evitar los problemas que se dan dentro del matrimonio; la vida en pareja no es un cuento de hadas y Pablo lo comparte (1 Corintios 7:28 RVR60).

    Jesús es suficiente ahora y siempre

    Lo que explica Pablo en 1 Corintios es que tanto el matrimonio como la soltería son regalos de Dios en su inmensa gracia y ambos nos enseñan de la santidad y de su amor.

    No me malinterpretes, no busco subestimar el matrimonio. Este fue establecido por Dios y algo que nos puede enseñar mucho acerca del perdón, de la vida en santidad y de la iglesia. Mi intención es exhortar a que si te encuentras soltero, busques la santidad en el presente y te goces en la presencia del Señor, sabiendo que él es suficiente para nuestros corazones ahora y siempre. Como lo dice Pablo: «Les digo esto para su propio beneficio, no para imponerles restricciones. Mi deseo es que hagan todo lo que les ayude a servir mejor al Señor, con la menor cantidad de distracciones posibles» (1 Corintios 7: 35 NTV).

    Tanto si estás casado como si estás soltero, la relación que debemos de mantener en primer lugar es con Dios. Ni el matrimonio ni la libertad que trae la soltería deben de convertirse en un ídolo en la vida del cristiano. Pongamos nuestros ojos en Jesús, en su amor, en su suficiencia, en su misericordia y acudamos a él en cualquier etapa en la que estemos. Pablo lo señala diciendo cuando dice: «Cada uno, hermanos, en el estado en que fue llamado, así permanezca para con Dios» (1 Corintios 7:24 RVR60).

    Para finalizar, quiero darle un mensaje especial a los solteros:

    Querido soltero, Jesús es suficiente para tu corazón, así como para los que viven un matrimonio. Vivamos con agradecimiento y gozo en nuestros corazones, confiando en que la voluntad de Dios se cumple en todo momento. Deja de compararte con otros y de preguntarte qué pasará si nunca me caso. Mejor cambiemos esa pregunta por las siguientes: ¿qué me está enseñando Dios ahora? ¿En qué puedo servir con mi tiempo? Enfoca tu vida en aprender más de Jesús, en servir a tu comunidad y en amar al prójimo. La vida cristiana no se limita a un matrimonio, la soltería es un regalo y así como Dios fue glorificado a través de la vida de Pablo, también puede ser glorificado a través de la tuya.

    Compartir

    Facebook
    Twitter
    Email
    WhatsApp

    Suscríbete

    Archivo

    Publicaciones mensuales

    Lo más popular

    Fe & Actualidad

    Jesús, el camino al padre

    En esta ocasión Gonzalo A. Chamorro conversa con don David Suazo e Ismael Ramírez sobre el tema: Jesús, el camino al padre. Este episodio es parte de la serie: Juan, el evangelio.
    Te invitamos a contestar la pregunta del día: ¿Habiendo tantos caminos, ¿cómo saber que Jesús es el correcto?

    ESCUCHAR »

    0 comentarios

    Deja una respuesta

    Marcador de posición del avatar

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Para estar al día

    Publicaciones recientes

    Podcast

    Disciplinas espirituales, parte 4

    La espiritualidad cristiana, definitivamente, tiene que ver con la totalidad de la vida, es decir, se lleva a cabo y se ejercita en lo individual y en lo comunitario, en la soledad y en lo social. También es cierto que esta tiene un fin: acercarnos más a Dios y a nuestro prójimo. ¿Cuáles son aquellas prácticas que nos ayudan a ser mejores discípulos del Señor? ¿Qué es, realmente, la “espiritualidad cristiana”? ¿Hemos olvidado ejercicios espirituales valiosos? Te invitamos a unirte a esta nueva conversación.

    Escuchar »

    Disciplinas espirituales, parte 3

    La espiritualidad cristiana, definitivamente, tiene que ver con la totalidad de la vida, es decir, se lleva a cabo y se ejercita en lo individual y en lo comunitario, en la soledad y en lo social. También es cierto que esta tiene un fin: acercarnos más a Dios y a nuestro prójimo. ¿Cuáles son aquellas prácticas que nos ayudan a ser mejores discípulos del Señor? ¿Qué es, realmente, la “espiritualidad cristiana”? ¿Hemos olvidado ejercicios espirituales valiosos? Te invitamos a unirte a esta nueva conversación.

    Escuchar »

    Disciplinas espirituales, parte 2

    La espiritualidad cristiana, definitivamente, tiene que ver con la totalidad de la vida, es decir, se lleva a cabo y se ejercita en lo individual y en lo comunitario, en la soledad y en lo social. También es cierto que esta tiene un fin: acercarnos más a Dios y a nuestro prójimo. ¿Cuáles son aquellas prácticas que nos ayudan a ser mejores discípulos del Señor? ¿Qué es, realmente, la “espiritualidad cristiana”? ¿Hemos olvidado ejercicios espirituales valiosos? Te invitamos a unirte a esta nueva conversación.

    Escuchar »