¿No encontraste los que buscabas?

¡Inténtalo de nuevo!

Amor propio, una mentira bien vendida

Existe una cultura de amor propio, de ser feliz a cualquier costo, de amarse a uno mismo para poder amar a los demás, entre otras muchas afirmaciones. ¡Se nos está entregando en bandeja de plata el control de nuestras vidas! Eso parece fantástico, pero ¿cuál es el problema? El problema está en que con esta entrega se nos está llamando a tener un exagerado amor por nosotros mismos, a buscar nuestro bienestar sin importar a qué tengamos que recurrir para lograrlo y, más que todo, a poner a Dios fuera de la historia.

Leer Más »

Navidad: Dios que viene al hombre

En ese pesebre duerme Jesús, el Salvador prometido, necesitado y aclamado. Aquel que reconcilia a Dios y a los hombres, a la eternidad con el tiempo, a lo infinito con lo finito. En sus manos y su voz trae esperanza y paz, y con ellas perdón y salvación.

Leer Más »

El drama de la crucifixión

Para muchos filósofos y escépticos aquí está el problema: ¿encarnarse para morir? ¡Qué contradicción! ¡Mísera esperanza! Sin embargo, el Dios encarnado, Jesús, no solo entra en contacto con la humanidad sufriente de forma especial, sino que al mismo tiempo sufre, experimenta en su ser la realidad del dolor, creando (noten, otra vez, el acto creativo y libre) una comunión e identificación sin comparación.

Leer Más »

¿Acaso seré yo, Maestro?

¿Cuál es, entonces, el estímulo y motivo para seguir a Jesús sin doblez ni engaño? Su amor, solo su amor. No el temor al castigo por fallar, sino el sabernos aceptados por su gracia. Este es el fundamento de la moralidad cristiana.

Leer Más »

Quien salva una vida salva el mundo

El gesto de Dios es el de perdonar y de amar la vida oscura de Caín, porque Dios no se rige bajo el signo del hermano asesino, sino bajo el signo del amor, del perdón y la vida.

Leer Más »

Las «casualidades» de Dios

El testimonio bíblico refleja la importancia de influir en la vida de otros. No tenemos que ser indiferentes ante las necesidades de los demás. Debemos de ir más allá de las meras reuniones dominicales y de los títulos que nos «definen». Necesitamos ser parte de las grandes «casualidades» de Dios, aquellas que bendicen e inspiran a otros a seguir al Maestro.

Leer Más »

Identidad y comportamiento

Mostremos con hechos y palabras el amor y respeto incondicional que merecen las personas por ser creados a imagen de Dios. Sin embargo, aprendamos a corregir el comportamiento cuando sea necesario. Así, modelaremos los principios del reino de Dios en nuestra sociedad.

Leer Más »